Sé el futuro que quieres ver

Cuando se presenta la adversidad o la crisis en nuestras vidas nos saca de lo estable y lo conocido. Es un hecho. Nos obliga a tomar un desvío que nos causa ansiedad. 

El miedo a lo desconocido altera nuestros sentidos y comenzamos a anhelar la comodidad de lo automático y lo establecido. Por lo general, deseamos permanecer ahí, aunque eso signifique renunciar a maximizar los dones que nos fueron regalados para vivir mejor, y a su vez, aportar a los demás.

Enfrentamos tiempos en que el famoso refrán “Piensa fuera de la caja” se quedó corto. La crisis del covid 19 explotó la caja. Las personas están ansiosas porque las circunstancias mejoren, pero no están ansiosos por mejorar ellos. Hay cosas que no están en nuestro control, ya lo aprendimos, pero podemos enfocarnos en mejorarnos nosotros, más que en mejorar las circunstancias. 

Mi invitación en este escrito es que no te desesperes por volver a la caja. Las cosas que necesitas aprender están en el nuevo camino. No creces dentro de la caja, no quieras volver ahí. No malgaste tu energía en mirar atrás. La caja esta llena de limitaciones y suposiciones. Una vez afuera, aunque no fue tu decisión, debes enfocarte en lo que puedes aprender para crecer y mejorar.

Te invito a mirar los contratiempos como trampolines que te llevarán más rápido a ver algo que de otra manera no verías. El nuevo camino te ayuda a pensar diferente, experimentar opciones y hacer cosas totalmente opuestas a las que estabas acostumbrado.

Abraza el desvío, sumérgete ante lo desconocido del recorrido y activa la curiosidad para aprender y crecer en él. Es un proceso en el que puedes conocer gente que nunca hubieras conocido, ver cosas que no viste antes, ir a lugares que jamás pensaste y tener oportunidades que nunca se te hubieran presentado. En vez de desesperarte, quédate atento al camino. Aprovecha y toma ventaja del desvió para entender las cosas desde una perspectiva diferente.

El desarrollo constante es la ley de la vida. El crecimiento intencional durante la crisis te ayudará a dejar ir cosas de las que dependías. Atrévete a correr el riesgo de probar cosas nuevas que te ayuden a construir un mejor mañana. 

Tienes el poder de comenzar a prepararte hoy para lo que quieres ser en el futuro. Más allá de las circunstancias comienza a sembrar lo que quieres recoger mañana. No esperes a que llegue la oportunidad, trabaja hoy para que la oportunidad te encuentre.

“Tienes que deshacerte de lo que tienes y eres, para llegar a lo que quieres ser”

Para aprender del proceso, deberás darte permiso para fallar. El fracaso nunca se separa del éxito. No hay nadie que haya tenido éxito sin fracasos en su recorrido. El fracaso te dirá que ese no es el camino, pero también te dice que te estás acercando, porque ya sabes lo que no funciona.

Recuerda que siempre hay una respuesta y que debes cruzar la adversidad para encontrar la oportunidad. Así que, corre el riesgo de ponerte a prueba, de fallar, de aprender, de mejorar y de volverlo a intentar. Si fallas, quédate ahí hasta que hayas descubierto el por qué, vuelve al juego solo cuando hayas aprendido de tus fallas y mejores en eso que necesitabas aprender; una vez mejores estarás listo para volver a entrar.

Si quieres ser bueno o mejorar en lo que sea, necesitas practicar. La ansiedad de querer volver a lo automático y estable, te estanca y no te permite valorar el aprendizaje del desvío. El valor de aprender está en mejorarnos y te aseguro que todos los días tenemos la posibilidad de mejorar. 

Todo puede mejorar si te lo propones.

Reflexiona:

  • ¿Qué estoy aprendiendo?
  • ¿En qué mejoré?
  • ¿Trabajo con mi humildad para reconocer que no solo se trata de mi y que las mejores cosas de la vida también incluyen a los demás?
  • ¿Activo mi curiosidad para entender el aprendizaje de esta experiencia? Recuerda que la experiencia en sí, no te da el aprendizaje, sino la reflexión para aprender y aplicar la enseñanza.
  • Lo que me sirvió ayer, ¿es bueno hoy o necesito probar algo mejor para el futuro?

Si nos enfocamos en el crecimiento intencional, al salir de la crisis, miraremos atrás y apenas nos reconocernos. Habrás crecido, aprendido cosas nuevas y serás mejor de lo que fuiste.  

Administra tus dones, maximiza el regalo de Dios contigo. Trabaja duro para llegar a potenciar esos dones. Pon a tus valores delante de ti, porque en la crisis los valores no se mueven, se fortalecen y se validan.

Haz del desvío una gran gira. 

Un abrazo. 

 

Publicado por Karinamarie

Life Coach, Speaker y Entrenadora Certificada, especializada en liderazgo. Licenciada en Relaciones Públicas con Master en Redacción para los medios de comunicación. Soy amante de la lectura y la escritura. Miembro del John Maxwell Team y el Club Toastmaster del Sur de la Florida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: