¿Cómo un libro puede transformar tu vida?

Siempre le agradeceré a la cuarentena que me conectó otra vez con la lectura a gran escala. Me regaló ese tiempo en que pude darle prioridad, eliminó las excusas y eso me hizo muy feliz. Les cuento que, gracias a mi mamá que se conmocionó con aquel post sobre la lectura, ya  recuperé algunos de mis libros que todavía estaban en Puerto Rico.  

Para mí, los libros están llenos de fuerza y energía, a penas me estreno en audibles y digital, pero nada como esas tachaduras viejas en cada uno de ellos. Al hojearlos, todos me reconectaron con el momento en que los leí. Algunos me dieron fuerza en momentos claves, eran mi refugio favorito. Mientras que, otros me enseñaron a perdonar, la forma correcta de amar, aportaron a mi autoestima y a mi crecimiento personal. 

No soy de recomendar libros, porque pienso que su elección depende mucho de los intereses, gustos y el momento que estemos atravesando. Creo que el valor de muchos de ellos, en la vida de las personas, es ese instante mágico en que cayó en sus manos (casualidad o elección) y era justo lo que necesitaba.

Pienso que hay libros que deben permanecer siempre en la mesa de noche o al alcance de nuestras manos para recordarnos donde estuvimos, de donde salimos, cómo salimos, cómo hemos crecido y a donde no queremos volver. 

Un buen libro, es una de las herramientas que te pueden ayudar cuando surgen momentos como los del coronavirus, que nos sacó a empujones de la zona de confort y nos apagó el automático. En momentos de distanciamiento social te conectan con grandes mentes, experiencias, lugares que te mantienen adquiriendo sabiduría y experiencias.

Hay veces que no sabemos dónde recurrir cuando la fuerza de voluntad se debilita, o nos perdemos entre tanto ´caos´, y esos libros que un día te transmitieron paz, conocimiento y renovaron tus fuerzas, se convierten en la llave para recargar y reenfocar. Confieso que durante este proceso los libros (nuevos y viejos) fueron y son mi mejor gasolina.

Como les mencioné, no soy muy de recomendar libros ni autores, mejor te exhorto a dejarte llevar por tu intuición, que es la que te conoce mejor que yo para elegir el adecuado. 

Sin embargo, hay un libro que es un cuento y que me recomendó una persona en un momento de “climax” en mi vida. Ese libro, le dio un giro total a mi manera de sentir y pensar, desde que lo leí hasta al sol de hoy. 

Lo leí más de una vez, porque le necesité más de una vez. Y es que hay cosas, situaciones o personas que, si no aprendemos a la primera, la vida te las va a repetir para que las aprendas, crezcas, superes y te expandas. Es un hecho, siempre ha sido así y siempre lo será.  

Y este libro, estaba lleno de procesos que yo debía entender y aceptar. Al principio, como todo lo que tenemos que soltar, dolió, dolió más de una vez, pero logré convencerme, amarme y respetarme. Los tres pilares que me empujaron a confiar en que somos más que suficientes, que estamos completas y que no necesitamos que nadie nos rescate.

La princesa que creía en cuentos de hadas de Marcia Gard, que lanzó su primera edición en 1998 y con 199 páginas, llegó a mi vida hace diez años y la cambió. Te cuento esto, no solo para entusiasmarte a leer, también porque espero y deseo que encuentres ese recurso que te haga reiniciar tu andar de adentro hacia afuera, para que puedas ser todo lo que eres y que jamás de los jamases te conformes con lo que no te haga vibrar, ni te permita fluir. 

Naciste para vivir y vivir a plenitud. Eres luz y tal vez, tengas días de sombras. Todos los tenemos y el proceso es constante y cuesta arriba, pero permítete elegir, no dejes que otro elija por ti, no regales la autoridad sobre tu paz, no dejes que tu sonrisa se empañe solo porque le entregas el control de tu interior a alguien de tu exterior (sea tu jefe, madre, hermano, marido, hijo). 

Elige sabiamente a quien le dedicas tus días, con quien compartes tus sueños, a quien le entregas tu preciado corazón. Mírate al espejo y date el valor que mereces, para que nadie te lo robe o lo pierdas. Hay situaciones y dificultades, pero nadie que te ame te pondrá más trabas en el camino o atacará tu valía, y el que lo haga, no te merece. 

Ámate y crea tu propio cuento de hadas.  

Si yo pude, tu puedes, lo creo y lo declaro. Desde lo más sincero de mi ser, te envío un abrazo lleno de energía y amor. 

 

 

 

 

Publicado por Karinamarie

Life Coach, Speaker y Entrenadora Certificada, especializada en liderazgo. Licenciada en Relaciones Públicas con Master en Redacción para los medios de comunicación. Soy amante de la lectura y la escritura. Miembro del John Maxwell Team y el Club Toastmaster del Sur de la Florida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: