El miedo se supera al plantarle la cara

El miedo no se ignora, se enfrenta y mientras más rápido, mejor. Dale cara, preséntale tu versión más real, afróntalo constantemente y verás que lo debilitas. No desaparecerá, por eso no puedes esperar a sentirte motivado para seguir adelante. Si queremos conquistarlo primero tenemos que reconocerlo, aceptarlo, sentirlo y, aun así, actuar.

El miedo es la ausencia de fe y el temor la causa de la inacción. El miedo gana terreno cuando nos autosaboteamos. Por eso, es importante que el concepto que tengamos de nosotros sea puro, claro e incorruptible. ¿Qué quiero decir con esto? Que no sea el resultado de las opiniones, creencias y convicciones ajenas o impuestas. Cuesta reconocer cómo nos restamos valor y otorgamos el poder a otros, sabemos que lo permitimos y comoquiera dejamos que nos dominen o controlen nuestros pensamientos, nuestras emociones y, por consiguiente, nuestras acciones. Hazte cargo. 

Entrena y alimenta tu interior para matar esas musarañas o ideas contaminadas que te hacen ver una ¨realidad¨ negativa que muchas veces solo existe en tu mente y te limita. Duda, cuestiona, discierne y reflexiona sobre lo que te causa temor o alguna otra sensación negativa. Pregúntate si es real o es solo el resultado de pensamientos limitantes.

A la larga, evitar el miedo de hacer lo que queremos o lo que es mejor, no es más seguro que exponerse a él. Tenemos que fluir más y preocuparnos menos. Mientras más te expones, mayor serán las posibilidades de éxito en tu entorno. No te acuestes con el “yo quisiera”, “si yo hubiera”, “a mí me gustaría”, te invito a comenzar con el ¿cómo puedo? ¿por dónde empiezo? ¿qué recursos tengo?

Refuerza tu carácter hasta que aumentes la firmeza para ser valiente y crear. Empieza a probarte. Utiliza tu imaginación, aprovecha las oportunidades por pequeñas que sean y saca el coraje a pasear.

Lo primero, es estar dispuesto a exponerte y esforzarte, aunque falles. Reconoce el poder de las emociones y pierde el miedo a afrontar el malestar de la vulnerabilidad, de caerte y de volverte a levantar. Cada día estarás más cerca, si colocas detrás de ti a quien eras y colocas frente a ti a quien quieres y puedes ser.

 Actuar es el antídoto que te cura de la comodidad y te lleva a la incertidumbre de expandirte, crecer y aprender de lo desconocido, solo así comenzarás a obtener resultados diferentes y exitosos.

¿A qué le tenemos miedo? A no ser capaces, a hacer el ridículo, a fallar, a tener vergüenza, al juicio de otros, etc. Sin embargo, recordemos que somos los únicos protagonistas de nuestras vidas y que tenemos el deber y el poder de creer en nosotros. Trabajar nuestros miedos mejora la valoración que tenemos de nosotros mismos y ésta nos da una nueva perspectiva de la realidad, que permitirá identificar nuevas oportunidades de desarrollo.

 ¿Cómo lo reconozco?

·        Resistencia al cambio

·        Exceso de análisis

·        Búsqueda de la perfección

·        Temor al fracaso

·        Indecisión

·        Evasiones

·        Distracciones

¿Cómo reaccionó?

Pereza

Aplazamiento

Procrastinación

Rechazo al compromiso

Apatía

Anhelo vs. Actúo 

 

Más heramientas en: Declárale la guerra tu zona de confort

 

Gracias por la lectura, espero ser de gran ayuda para ti.

 

Publicado por Karinamarie

Life Coach, Speaker y Entrenadora Certificada, especializada en liderazgo. Licenciada en Relaciones Públicas con Master en Redacción para los medios de comunicación. Soy amante de la lectura y la escritura. Miembro del John Maxwell Team y el Club Toastmaster del Sur de la Florida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: