¿A quién queremos conquistar sin antes conquistarnos a nosotros mismos?

La idea es que te fortalezcas tanto de adentro hacia afuera, que cada vez que nos sintamos impacientes, débiles, aturdidos, tristes, incluso inestables, podamos volver a nuestro tronco y florecer.